(0034) 647 146 284 | (0046) 720 22 38 08 info@serveq.es
Caballo de doma

Cómo enseñar a un caballo de doma clásica. Primeros pasos

En primer lugar, te contaré un poco más sobre la doma clásica o el adiestramiento, que es una de las disciplinas olímpicas que forman la equitación. En esta especialidad juega un papel muy importante la compenetración entre el jinete y el caballo de doma, puesto que juntos tienen que realizar movimientos de gran dificultad y que, por lo tanto, necesitan de un buen entrenamiento previo.

Los movimientos consisten en desplazarse lateralmente, girar sobre sí mismos o cambiar de pie al galope y ejecutar saltos de importante dificultad, a esto hay que añadirle que son realizados sobre una pista de 20 x 60 metros y observados en todo momento por los jueces, lo que le añade un plus de dificultad. Es muy importante que el caballo realice los movimientos con armonía, ligereza y facilidad. Para ello, caballo y jinete deben formar una perfecta unión.

Como enseñar a un caballo de doma clásica

¿Cuándo puedo empezar con el entrenamiento de mi caballo?

Para comenzar a enseñar a un caballo de doma no existe una edad concreta en la que empezar. Por lo general, suele ser a los 3 años, aunque ello depende en gran parte de la figura del caballo ya que algunos pueden tardar más que otros en estar preparados. Lo mejor es consultarlo con tu veterinario de caballos de doma, que será quien mejor pueda decirte en qué condiciones físicas se encuentra. En cualquier caso, el primer año de entrenamiento es para que el caballo coja la forma y el contacto.

El trabajo inicial es fundamental. Hay que dedicar mucho tiempo en la cuerda, porque así mejorará su físico y aprenderá con mayor facilidad. También existen ayudas externas en las que podemos apoyarnos para su entrenamiento como las riendas de atar. Si bien su éxito dependen en gran parte del caballo y como las apliquemos, no hay que obsesionarse con un único sistema.

Doma de caballos

El trabajo inicial es fundamental en los caballos de doma

Lo siguiente es tener paciencia. No hay que correr en los entrenamientos. Mejor ir despacio y con buena letra para que el caballo coja confianza y seguridad en sus pasos. Al menos hasta los cinco años hay que ser pacientes con él, edad a partir de la cuál empezaremos a ser más exigentes.

Con el entrenamiento el caballo de doma se convertirá en un animal racional, metódico y equilibrado, llegando a ser un atleta a disposición de su jinete, de tal forma que deberá volverse  tranquilo, elástico, ágil y flexible, pero también confiado, atento y decidido para formar un perfecto conjunto con su jinete.

No Comments